¿Te apuntas al eCommerce?

9 consejos para empezar con buen pie

Cuando Amazon vendió ese primer libro online nadie pensó que llegaríamos al punto en el que estamos en algo más de 20 años. No queda mucha gente de la que argumentaba no fiarse de internet, y que prefería comprar in situ; y es que, poco a poco, la compra online se ha ido sofisticando y expandiendo; y así, ha llegado a convencer hasta a los más escépticos. La realidad es que hoy en día poca gente puede decir que no haya comprado nunca nada por Internet, que siga comprando todo en tienda, reservando vuelos en agencias de viaje físicas y comprando entradas en taquilla.

Los datos de las últimas estimaciones de eMarketer muestran que en el año 2017 las ventas de retail realizadas online llegaron a $2,30 trillones, suponiendo esto un aumento del 24,8% con respecto al año anterior. Por ello, cada vez más y más marcas deciden abrir sus tiendas en la nube. Internet está al alcance de todos y conecta a la marca con cualquier parte del mundo, te podrá acercar a cualquier consumidor y tu cliente potencial crecerá increíblemente; pero también competirás con los gigantes del mercado y necesitas saber unas cuantas cosas. Por lo tanto, si estás pensando unirte al eCommerce, estos 9 consejos te vendrán de perlas:

  1. Trabaja las redes sociales

Hoy en día, si no estas en las redes sociales, no existes. Ten en cuenta que el público potencial para las compras online pasa gran tiempo en las redes sociales y es ahí donde puedes dar con ellos. Es importante tener presencia, pero no de cualquier manera. No abarques demasiado si no tienes recursos, elige la red adecuada para llegar al público que a ti te interesa y dedícale tiempo; actualiza regularmente, crea contenido trabajado y mantén siempre la calidad, este será tu escaparate al mundo.

  1. Aprende algo de SEO

No hace falta que seas un experto en Marketing Digital, pero tener algo de idea e informarte puede marcar la diferencia. Investiga y aprende todo lo que puedas; en la red hay muchísima información para que aprendas por tu cuenta y también existen cursos especializados.

  1. No va a ser todo gratis

Aunque Internet está al alcance de todos y da la opción de promocionarse sin apenas costes, algunas personas todavía tienen el falso concepto de que en Internet la comunicación es gratis. Puede que tengas que promocionar publicaciones (sobre todo al principio), contratar especialistas o crear campañas pagadas dirigidas al comercio online. Dedícale algo del presupuesto.

  1. Aporta contenido extra

Aporta contenido de calidad además de la tienda online. Las grandes del eCommerce aportan algo más que la posibilidad de comprar un producto. Crea un blog, sube artículos o videos, manda newsletters… haz que sea más que una simple tienda, esto te servirá para diferenciarte.

  1. Garantiza la seguridad

El gran inconveniente de las compras online es la sensación de inseguridad. Aunque comprar por internet sea, en muchos casos, más seguro que pagar con tarjeta en cualquier tienda, los compradores no lo perciben así, y la gran pega que le ponen al eCommerce los clientes más escépticos es el miedo y la falta de seguridad. Asegúrate de que comprar en tu tienda online sea siempre lo más seguro posible, pero ten en cuenta que además de serlo, tiene que parecerlo.

  1. Haz que comprar sea fácil

Al pasar de la tienda física a la tienda online la experiencia de compra no desaparece. De la misma manera que intentamos que el cliente este cómodo y lo tenga fácil en nuestras tiendas físicas, tenemos que asegurarnos de que ocurra lo mismo en la online. Haz que la compra sea fácil e intuitiva, que la navegación sea agradable y que la atención al cliente sea buena y eficaz. Ten en cuenta que más de la mitad de las compras (%58,9 en 2017) se hacen desde el teléfono móvil (mCommerce), así que asegúrate de que tu página web sea responsive.

  1. La importancia de la opinión

Los compradores se fían más de otros compradores que del vendedor. Que un producto tenga una buena puntuación es más convincente que cualquier descripción que tú puedas añadirle. Hoy en día, el consumidor cuenta con más información que nunca a la hora de decidir y si no encuentra valoraciones en tu web, es muy probable que las busque de otro modo, adelántate ofreciéndoselas tú mismo.

  1. No todo es Internet

Además de una web, necesitas un buen plan de logística para hacer llegar los productos en el caso de que tengas que enviarlos. Ten en cuenta la capacidad y los recursos que tienes y no abras la tienda hasta que lo tengas todo bien organizado. No hace falta que estés al nivel de los más grandes haciendo llegar tu producto en horas, pero los tiempos de entrega son una de las razones principales por las que los clientes eligen una web en concreto y debes cuidarlos.

  1. Contrata servicios de traducción de calidad

Internet es global y al abrir una tienda online te expones al mundo entero. Puede haber situaciones de todo tipo, pero siempre es recomendable ofrecer la opción de navegar por la web en la lengua materna del cliente potencial. Analiza bien cual es tu mercado potencial y adáptate a él ofreciéndole la posibilidad de visitar tu web adaptada a su lengua y cultura. Ten en cuenta que no vale cualquier traducción, contrata servicios de traducción y localización de calidad que muestren tu mejor imagen, un mal servicio lingüístico puede arruinar toda la imagen de tu página web.

TRADUCCIÓN DE DOCUMENTOS (GENERAL O TÉCNICO)

CONSULTORÍA

LOCALIZACIÓN DE CONTENIDOS DIGITALES