¿Cuantos idiomas hay en el mundo?

Aunque resulte difícil creerlo, no sabemos con exactitud la cantidad de idiomas que se hablan en nuestro planeta. De hecho, sería una tarea imposible, además de ofrecer resultados efímeros, ya que el 90% de estas está en peligro de extinción.

En el año 2009, según el estudio “The Ethnologue: Languages of the World”, en el mundo había una aproximación de 6.909 lenguas. De las cuales solo unas 600 reúnen a más de 100.000 hablantes, considerada la cantidad mínima para garantizar la supervivencia.

Los idiomas más hablados en el mundo son el chino, el español y el inglés, con el chino en cabeza. Se considera que un número aproximado de 1300 millones de personas hablan alguna de las 10 variaciones de este gigante lingüístico, entre las que destaca el conocido chino mandarín. El segundo puesto en cambio es más difícil de concretar ya que si tenemos en cuenta a los parlantes nativos, el español se coloca en el segundo puesto, con una cantidad cercana a los 437 millones de personas cuya lengua materna es el español, situados mayoritariamente en España, América Latina y el sur de Estados Unidos, frente al 390 millones de personas cuya lengua materna es el inglés.

Pero el inglés, como bien sabemos, es el más extendido e internacional, aunque no sea el idioma más hablado o que más nativos tiene. El inglés es el idioma oficial de 106 países, frente a los 31 países en los que el español es oficial y 37, el chino; por lo tanto, al ser el más extendido, es el idioma de la globalización y el segundo de muchas personas. Por ello, si tenemos en cuenta a estos parlantes no-nativos cuyo segundo idioma es el inglés, o, dicho de otro modo, a todas las personas que hablan inglés en el mundo, sea esta su lengua materna o no, el inglés sube al segundo puesto, dejando al español en el tercero. Este dato es realmente relevante teniendo en cuenta que la mitad de la población del mudo (y creciendo) habla dos o más idiomas.

En el otro lado de la balanza tenemos los idiomas con pocos parlantes, los que están en peligro de extinción o ya se han extinguido sin que nos hayamos dado siquiera cuenta, y que como ya hemos dicho son el 90% del total. En regiones como el Amazonas, África central y ciertas zonas de Asia y Oceanía muchos habitantes viven en poblados o tribus pequeñas que rara vez se relacionan con el resto del mundo, lo que hace que poco a poco sus costumbres vayan desapareciendo con ellos. Así, en el mundo encontramos varios idiomas con poquísimos parlantes como es el caso, por ejemplo, del Lemerig, el idioma de una de las 83 islas del archipiélago Vanuatu, situado en Oceanía a más de 1.600 kilómetros de Australia, donde en 2008 solo 2 habitantes lo hablaban, aunque anteriormente llegará a tener hasta 4 dialectos. 10 años han pasado de esta última cifra y por lo tanto es más que probable que el Lemerig, junto con muchos otros, haya desaparecido. De hecho, según los resultados de estudios realizados en las últimas décadas, se prevé que para finales del siglo XXI el 90% de las lenguas desaparezcan.

De todas maneras, y como se dice habitualmente, “en la variedad está el gusto”. Esta gran cantidad de idiomas, tan diferentes entre sí, nos aporta una riqueza que todos deberíamos ser capaces de apreciar, por no hablar de tantas y tantas curiosidades. Por ejemplo, ¿sabías qué en Papúa Nueva Guinea, país donde hay unos 8 millones de habitantes, se hablan hasta 850 idiomas diferentes? En este sentido podemos decir que el lema del país “unidad en la diversidad” es más que acertado. O, ¿has oído hablar del silbo gomero? Esta lengua que se habla en la isla canaria La Gomera consta de 4 consonantes y 4 vocales y se articula en exclusiva con un silbato.

Los idiomas son indicativos de la sociedad a la que representan, y cambian y evolucionan de la mano de sus parlantes. Son el modo perfecto de definir a sus habitantes, lo que son y su cultura, y una gran fuente de sabiduría para poder mirar al pasado. La gran cantidad de idiomas nos ayuda a entender un mundo que, aunque se globalice, es multicultural y variado, y debemos intentar preservar y valorar.

TRADUCCIÓN DE DOCUMENTOS (GENERAL O TÉCNICO)

GESTIÓN TERMINOLÓGICA

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA