7 razones para hacer tu web responsive

Según el estudio anual de Hootsuite y We Are Social (2018 Digital Yearbook), dos tercios de toda la población mundial ya dispone de teléfono móvil, y la mayoría de estos son smartphones. Además, los usuarios de Internet que utilizan el móvil para navegar superan ya a los que usan cualquier otro dispositivo, de hecho, superan la suma del resto. Por lo tanto, es lógico pensar que gran parte de las visitas a nuestras webs, blogs y, sobre todo, redes sociales se hagan desde un smartphone.

Aun con estas cifras, parece que muchas marcas o plataformas se resisten al cambio, y todavía no se han decidido a dar el salto y adaptar su web para visualizarlas desde el smartphone. Así, hoy es el día, ya en 2019, en el que todavía tenemos que estar haciendo zoom sin parar para navegar por muchas páginas webs si queremos hacerlo desde el teléfono móvil.

Si tu marca no se ha adaptado a esta nueva era, y no sabes si deberías hacerlo o no, piensa en lo que hará un cliente potencial si se encuentra con este problema al entrar en tu página, ¿crees que se quedará y contratará tus servicios o buscará una empresa que le ofrezca una web más fácil por la que navegar? La respuesta está clara.

Bien, ahora que sabemos que nuestra web necesita modernizarse, ¿qué opciones tenemos? A estas alturas se podría decir que hay tres opciones para facilitar la navegación vía smartphone: Crear una app, generar una segunda web apta para móviles o hacer que tu web sea responsive o, dicho de otro modo, adaptarla para que funcione en todo tipo de pantallas.

Nosotros te recomendamos la tercera, y aquí van las 7 razones más importantes:

  1. Es lo más práctico

Al adaptar la web que ya tienes no tendrás que mantener dos plataformas diferentes, y eso, obviamente, es mucho más fácil. Simplemente seguirás manteniendo tu web subiendo el contenido nuevo una sola vez, y esta se adaptará para las diferentes pantallas de uso. Además, al llegar todas las visitas a una misma URL será mucho más fácil analizar las estadísticas.

  1. Una app puede que no sea lo más adecuado

Crear una nueva app te exigirá más trabajo y mantenimiento, así como tener ciertos recursos. Además, el usuario tendría que descargársela para poder utilizarla, ocupando así espacio en el teléfono, por lo que, si no aporta un gran servicio, lo más probable es que no lo haga. Si te decantas por crear una app, es conveniente adaptar la web al mismo tiempo y hacerla responsive, ya que no tienes asegurado que los usuarios estén dispuestos a descargársela.

  1. Tu web estará preparada para el futuro

El diseño responsive no se limita a un tipo de pantalla, si no que se adapta a la que le toque en cada caso. Por lo tanto, si lo aplicas, estarás preparando tu web para cualquier tipo de pantalla que venga en el futuro o que se ponga de moda y no tendrás que hacer nuevos cambios.

  1. Será más probable que tus contenidos se viralicen

Si hay algo que se utiliza principalmente desde el móvil son las redes sociales. Acercando tu web a los smartphones la acercas también a las redes sociales y le facilitas al usuario compartirlas de una forma natural. Además, cualquier usuario podrá acceder desde un enlace compartido a tu web, esté donde esté y sin importar el dispositivo que esté usando.

  1. Mejoraras la experiencia de usuario

Pónselo fácil al usuario. Con la cantidad de páginas web que hay, la competencia es demasiado grande como para confiar en que el usuario te elegirá a ti. Cuanto más fácil le sea navegar por tu web, más tiempo se quedará y más posibilidades tendrás de que quiera volver de nuevo. En cambio, si no le gusta, le es muy fácil cambiar a otra mejor.

  1. Mejorará tu posicionamiento SEO

A Google le encantan los diseños responsive y al tener más tráfico (ya que todas las visitas van a la misma URL) y ofrecer mejor experiencia de usuario favorece en los posicionamientos. Además, te aseguras de que no tendrás páginas duplicadas o re-direccionamientos, algo que Google penaliza.

  1. Ayudará a tu imagen de marca

Nuestra página web nos representa y tenemos que cuidarla, de nada sirve trabajar en nuestro contenido si luego la persona que entre desde el móvil no puede visualizarlo correctamente. Si queremos dar una buena imagen, hay que estar a la altura y ponernos en el lugar del usuario. Hoy en día una marca no puede permitirse no estar al día en Internet y dar una imagen anticuada.

GESTIÓN TERMINOLÓGICA

SERVICIO DE INTERPRETACIÓN

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA