4 grandes retos para la localización del mercado árabe

El árabe es el quinto idioma con más hablantes nativos, la lengua oficial o cooficial de 26 países y uno de los 6 idiomas oficiales de la ONU. Aun así, solo el 5% del contenido global de internet está accesible en árabe y, aunque el 60% de los árabes haya declarado que prefiere visitar una web en lengua árabe (97% en el caso de los habitantes de Arabia Saudí), lo cierto es que, en la mayoría de los casos, incluso las webs dirigidas a este público están en inglés.

Según las estadísticas, la sociedad árabe es tan tecnológicamente avanzada (o más) como cualquier otra gran potencia mundial; de hecho, según datos de Internet World Stats, en marzo de 2017, el 57,4% de la población árabe (unos 142 millones de habitantes) era usuaria de internet, una cifra por encima de la media mundial, que se encuentra en el 49,2%.

Entonces, la gran pregunta es: ¿por qué no hay contenido en árabe? ¿Por qué las empresas no localizan sus webs para acercarse a este público? La realidad es que los países árabes son unas de las regiones más difíciles en cuanto a la localización por varios aspectos: desde la cultura y la religión, hasta la escritura. Por ello, muchas de las webs que se localizan para regiones árabes deciden mantener el inglés como lengua principal y facilitar el proceso. A continuación, te explicamos los 4 grandes retos de la localización para el mercado árabe:

  • LA ESCRITURA

La escritura árabe es extremadamente difícil de digitalizar por muchas cuestiones. Esto es algo fácil de entender dada la visible diferencia que hay entre la escritura árabe y la occidental. La escritura árabe es consonántica a diferencia de la latina, que es alfabética. Además, las letras cambian de forma dependiendo su lugar en la palabra y en muchas ocasiones se presentan ligadas entre sí; estás ligaduras no son estéticas, si no que tienen su función y por ello, una de las grandes problemáticas al digitalizar escritura árabe suele ser la presentación de letras por separado.

La lengua árabe es además cursiva y tiene muchas marcas diacríticas que obliga a utilizar tipografías más grandes para poder verlas correctamente. A esto hay que añadirle que muchas palabras, al no tener equivalentes árabes, exigen traducciones descriptivas y que, además, en la lengua árabe no suele haber abreviaturas o acrónimos, por lo que los textos tienden a alargarse considerablemente en su versión traducida. Solo decir que con esto no hemos hecho más que empezar, a medida que empieces a investigar te irás encontrando cada vez más características que dificultan la digitalización.

  • LOS DIALECTOS

La lengua árabe se extiende por un gran territorio de África y parte de Asia, por lo tanto, al enfrentarnos a esta lengua, nos encontramos ante una gran variedad de dialectos. Estos dialectos suelen ser generalmente las lenguas nativas de los habitantes y las que usan en su día a día coloquialmente. Son diferentes dependiendo de la región y en algunos casos hasta les es difícil la comprensión entre sí. Por suerte, también existe el Modern Standard Arabic (MSA), que es la lengua común y oficial. Esta es la lengua de las instituciones y los medios de comunicación y la que se enseña en los colegios, por lo tanto, la gran mayoría de la población la entiende y es capaz de hablarla a un nivel u otro. Por ello, a la hora de localizar una web es importante definir la región y el target para decidir si conviene utilizar la lengua común o, por el contrario, es más útil utilizar algún dialecto más coloquial.

  • LA CULTURA

En la cultura árabe hay algunos temas que son más delicados de tratar que en la cultura occidental, aunque siempre dependerá del país o región al que nos estemos dirigiendo. De todos modos, siempre es importante investigar sobre temas como la religión, el género, la sexualidad o la política, para tratarlo del modo adecuado y no meter la pata. Especialmente a la hora de elegir las imágenes, vídeos o música que ofrecerá nuestra web. El mundo árabe es muy diverso y hay muchas diferencias entre una región y otra, por lo tanto, aquí no podemos generalizar en cuanto a la cultura, pero recomendamos informarse bien antes de saltar a la piscina.

  • LA DIRECCIÓN

El lector árabe dirige su mirada de derecha a izquierda (LTR) a diferencia del occidental que lo hace de izquierda a derecha (RTL). Esto no afecta solo a la escritura si no a la manera de visualizar una secuencia de imágenes o los diferentes botones que se encuentran en una web. La escritura en general se escribe de derecha a izquierda, aunque los números y las palabras en otros idiomas se mantienen de izquierda a derecha.

Las imágenes también se “leen” de derecha a izquierda, por lo que hay que tener cuidado sobre todo en imágenes como viñetas. Pongamos un ejemplo fácil: imagina un anuncio en el que se ve a una persona cansada y triste, en la siguiente imagen a la derecha se toma un café y en una tercera está feliz y con energía; ahora imagina ese mismo anuncio leyéndolo de derecha a izquierda, ¿ves que el significado cambia completamente? El usuario árabe lo leería de este modo, y, por lo tanto, entendería que ese café entristece y cansa a el que en un principio estaba perfectamente, ¿crees que lo comprará? Seguramente no.

LOCALIZACIÓN DE CONTENIDOS DIGITALES

CONSULTORÍA

TRADUCCIÓN DE DOCUMENTOS (GENERAL O TÉCNICO)